La vida, cuando soy consciente.

August 12, 2019

Ver, oír, saborear, tocar y oler: los sentidos. Para mí la Vida son ellos. La máquina que piensa, a veces es un 'mono que habla' y también lo vivo como si fuera otro sentido. De vez en cuando le doy una banana, un recuerdo, un pensamiento o esta escritura. 

 

Sentimos placer y dolor en formas infinitas, esto no es nuevo y las religiones hablan siempre de este tema. Compartimos muchas formas de sentir aunque con diferentes matices cada persona. No me pica la piel igual que a ti ni tenemos la misma carcajada. La vida es experiencia: del latin experientia ‘ensayo, prueba'. Estamos experimentando dolor y placer continuamente, y como es tan cambiante me gusta parar a observar, y me he dado cuenta de algo que es constante: la búsqueda. 

 

La sangre es el líquido cargado de células que riega nuestro territorio: el cuerpo. Y qué placer! Hay tantos placeres como seres. Al mismo tiempo una vértebra hace 'crick' y se coloca, un pestañeo vuelve la imagen nítida. Las yemas de los dedos, incluso la palma de la mano entera, tocan la mesa y huele a pan tostado, mmm..! Tomate al ajillo, una isla, el cabello suelto... Respirando y fotografiando los sentidos. 

 

Este viaje del placer es continuo y si fuera consciente todo el tiempo no me quedaría atención para el dolor. El dolor no será continuo pero sí igual o más intenso que el placer. Llego a ver la importancia de las dos experiencias, con el placer vuelo y con el dolor aterrizo. 

 

Dolor, el que me hace falta. La superviviencia. El botón de 'auxilio' y el momento de decir 'Esto no.'

 

Dolor, el maestro en filosofía y psicología, un compadre de la muerte y la locura. Grandes anécdotas entre diagnósticos y sustancias que me han hecho sentir hasta los pliegues de las orejas. En mis pliegues hay historias enratonadas sin entrar, hasta que me despisto y toca escuchar. Escuchar es doloroso, no por las palabras, que son solo la burbuja. La burbuja entra y entonces con el significado estalla. Cuando recibo una noticia (una burbuja que va a estallar), siento intensamente. La risa es una sensación común pero no es liberadora, es aquella excitación nerviosa que me hace desconectar de la realidad. Perdida, paso a un frigorífico de miedo y con altavoces que tienen muchas preguntas. Sentir es un viaje intenso de escenarios como estos para mí. Tengo que decir que es Vida y cualquier experiencia tiene valor en ella. Me detengo cuando soy capaz de hacerlo, que es a veces, y es gracias a la filosofía, la psicología, la terapia, la espiritualidad. Agradezco de corazón lo que estas disciplinas me enseñan, siempre apuntando a la paz en la soledad. 

 

Estar viva y sentir dolor me ha hecho reflexionar sobre estar viva, y sobre todo, estar viva y de visita. La visita es una vida larga para muchas experiencias o corta según el día que la veas, eso depende. En mi estancia, a qué me dedico? Reflexiono, y necesito tiempo. La respuesta va a ser liberadora. El secreto de ser libre para mí es la propia conciencia para usar los límites. Decir que No, para decir que Sí a lo que me haga crecer. Y ahora, que límites me hacen libre? 

 

En mi vida hay dolor y por eso busco con mucha creatividad el sentido de las cosas y mi remanso de paz. En mi vida hay placer y entonces busco esa luz para crecer. 

 

 

Anna Equis, 

Semana de reflexión, isla de Branno en Suecia Agosto 2019

Please reload

Recent Posts

August 7, 2019

April 23, 2019

Please reload

Archive

Please reload

Tags

Please reload