Córdoba. Mi Padre. Ciudad de poetas.

May 25, 2018

Estoy en el sur de España, he venido para unos meses buscando un retiro espiritual.

La ciudad de Córdoba es conocida por sus Iglesias, algunas son hermitas, capillas, basílicas y santuarios! He contado unas 40 además de la Mezquita-Catedral de Córdoba (Patrimonio de la UNESCO). Las más antiguas datan el S.XIII, de estilo hispano-musulmán (arte mudéjar, barroco, neoclasicismo...). Antonio Machado, en un poema dedicado a su tierra, definió Córdoba como la provincia romana y mora de Andalucía. La historia me sugiere un lugar para escribir sobre mis raíces.

 

Torre de la Calahorra, el puente romano y un cielo luminoso en un día que bajé hasta la orilla del río Guadalquivir a mojarme los pies. Toco Tierra - Mayo 2018. 

 

La misma Torre y dicho puente, paseo nocturno por la ribera romántica con mis ideas - Mayo 2018. 

 

Réplica de la Mezquita, en el Arenal - Feria de Córdoba 2018, sábado por la noche...

 

 

Mi padre nació en un pueblo cercano. Él tiene sangre andaluza y espíritu trabajador, tanto para la Casa como en la práctica de la Fe. La Fe necesita mucho trabajo, más que estudiar unas oposiciones; aunque las podría haber estudiado para bombero, prefirió una vida sin urgencias. Es un hombre humilde y creyente, ha encontrado la respuesta en el ejemplo de Jesús y la comunidad de la Iglesia. Su vida me ha hecho ver que hay caminos que podemos cultivar como un huerto, que nos alimenta el interior y al cabo del tiempo dan fruto, ¡y también Flores! Sé que es difícil de creer, pero construye una casa como te asa los Calçots en la barbacoa. De hecho, la barbacoa es de obra que la hizo él. También la claraboya del salón, el parquet del suelo, las placas solares de la ducha. El nombre de mi padre es Aguedo (la tónica es en la "A" pero las mayúsculas como no se acentúan, así lleva escuchando pronunciar mal su nombre toda su vida - eh que si, Papa!), pero sabe llevar su "cruz" con poesía, también escribe. Sé que estuvo escribiendo muchísimas cartas a su madre que vivía en el pueblo y luego en la Residencia. Las enviaba religiosamente cada cierto tiempo desde Barcelona, hasta que ella nos dejó. Las cartas eran sólo texto, pero es que a parte siempre nos había escrito poemas en verso a toda la familia: en nuestros cumpleaños, en los días de Santa Esther, Sant Jordi, Sant Joan y Santa Anna. El total si multiplicamos sale una barbaridad de escritos. Todos, todos, con un regalo al final de postre. Así me enamoré de la rima y aprendí de él para poder expresarme más allá de las palabras. En "Un claro tiempo de versos" de Cosmopoética del 2016 - un evento que celebran cada Abril en Córdoba - dice así:

 

        Hay muchos parecidos entre una casa y un poema. Los poemas se construyen con palabras que, conjugadas de forma inesperada, nos sorprenden por expresar mejor que nosotros mismos nuestras propias expresiones, incertidumbres, alegrías y angustias. Las casas se construyen con ladrillos, pero entre sus paredes también habita toda la esencia humana que es materia de la vida, y por tanto del poema. Porque, como decía Bertold Brecht, somos como "aquel hombre que andaba por el mundo con un ladrillo, tratando de explicar a todos como era su casa". - Victoria Fernández, Presidenta de VIMCORSA

 

Pues mi Padre con ladrillo en una mano y un poema en la otra, define quien es.  

 

 

Desde que llegué, la escritura es casi automática porque el contexto es inspirador. Las raíces están en este suelo. Llegué justo para la famosa Fiesta de Los Patios y la Feria en el Arenal. Las calles huelen a azahar, una flor cordobesa que, con su nombre juega con mi destino. Vengo aquí a florecer, renacer, recreer en mi camino... El camino del proceso personal, que empecé en la Facultad de Psicología y en el que me estaba perdiendo de tanto buscarle el sentido. 

 

Hay una Casa Madre -de las novicias- llamada Hermanas Hospitalarias de Jesús Nazareno. Voy de visita de Lunes a Domingo dónde me encuentro con mi guía. En este barrio, entre las callejas más antiguas, fue escogida la calle que tiene el nombre con mejor pronóstico: Buen Suceso, 1.

 

Un camino espiritual para mí es andar hacía el sentido de la existencia, persiguiendo señales tan poéticas como lo es la misma ciudad de Córdoba. 

 

         Estoy camino de Buen Suceso,

[en el Bus. 

         A las Hermanas - De Ana A Ana y viajo porque me           da la gana. 

         Todo parece un juego, desde "Nazaret" dónde fui           al colegio. 

         Aquí todo Cristo Canta, Andalucía tiene voz. 

         Llevo el regalo encima, no tengo prisa. 

         Quiero sentir, lo que me quiere decir. 

 

Anna Equis. 

 

 

 

 

Please reload

Recent Posts

August 7, 2019

April 23, 2019

Please reload

Archive

Please reload

Tags

Please reload